¿Qué se puede aprender jugando?

Prácticamente desde que el niñ@ nace, juega. Juega con su cuerpo, con los objetos que tienen a su alcance, y como no, juegan con los juguetes.

Jugar es una forma de descubrir el mundo , pero también es una forma de expresión y comunicación.

Mediante el juego y con determinados juguetes se potencia en el niñ@ el desarrollo de la creatividad, la inteligencia, la afectividad y casi todas las facetas del desarrollo de la personalidad.

Como podemos ver en los cuadros todos los juguetes pueden contribuir al desarrollo del niñ@ y nuestro deber es proporcionarle juguetes suficientes y variados que le aporten diversidad de experiencias para divertirse, aprender y desarrollar plenamente su personalidad.

Sugerencias:

  • Motricidad gruesa: Andadores, triciclos, bicicletas, patines, juegos de puntería y cualquier juguete que invite al niño@ a moverse y a desarrollar la precisión y coordinación de sus movimientos.
  • Motricidad fina: Juegos de construcción de habilidad y cualquier juguete que proponga al niño@ manipular pequeñas piezas y le ayude a aprender a mover los dedos de manera cada vez mas precisa.
  • Sociabilidad: Juegos de imitación como cocinitas, vehículos, carpinteros, tiendas, médicos… Juegos de mesa, deportivos y todos aquellos que implique la participación de varias personas.
  • Inteligencia: Juegos de asociar, diferenciar formas y colores, de establecer relaciones lógicas, de memorizar, reflexionar, de construir… En definitiva todos aquellos que inviten a pensar mas o menos elaborada.

 ¿QUE PREGUNTAS HACERSE ANTES DE COMPRAR UN JUGUETE?

La gran cantidad de juguetes que hay actualmente en el mercado, y las fuertes campañas publicitarias, convierten la selección de los juguetes en una difícil decisión para los padres.

  • ¿Será divertido?

Debemos partir de las necesidades y preferencias del niño/a y no de los gustos de los adultos. Quienes juegan, deben ser partícipes de la elección del juego o del juguete. El juguete es un regalo no una imposición.

Pero especialmente hay que tener en cuenta que el juguete debe resultar divertido y conectar con sus intereses. Para tener éxito, un juguete debe de estar cercano al mundo inmediato del niño/a y a su forma de imaginación. Para ello conviene fijarse en la actividad que propone el juego y pensar si dicha actividad puede ser atractiva y divertida. Si no es así, puede ser abandonado rápidamente o sustituido por otro juego.

Los niños y niñas juegan para divertirse y no para aprender.

  • ¿Continuará siendo divertido?

A veces los niños/as piden juguetes porque están de moda, porque los tienen sus amigos, por el bombardeo publicitario, etc. Debemos ser los adultos los que valoremos si el deseo por el juguete es momentáneo o realmente es un producto que se va a utilizar durante largos períodos de tiempo.

  • ¿Es seguro?

El primer aspecto en que debemos fijarnos, una vez decidido que el juguete puede interesar, es la seguridad. La Unión Europea supervisa cada juguete con unas normas de seguridad muy precisas, por lo que conviene fijarse en el etiquetado.

Normalmente los juguetes de Bazares, tiendas todo a 100, o establecimientos chinos, pueden no observar esas medidas.

  • ¿Parece resistente?

Los juguetes deben de ser sólidos y resistentes. Como en cualquier otro producto que compremos, debemos exigir que su duración sea aceptable. Que no supongan un riesgo para los niñ@s y que estimulen a los chavales a su conservación. Los juguetes son de las primeras cosas que ellos consideran de su propiedad y es importante que jugando, adquieran hábitos relacionados con el  cuidado de las cosas, que luego trasladarán a sus libros, objetos de cole, etc.

  • ¿Quién jugará el niño o el juguete?

Los juguetes deben ser estimulantes de la creatividad, la imaginación, la motricidad, la inteligencia o cualquier otro aspecto de la personalidad, y para ello es importante que permitan al niñ@ un papel activo durante su uso. Los niñ@s siempre han de ser protagonistas del juego y no simples espectadores, ya los que han de jugar son ellos, no los juguetes.

  • ¿Estará adaptado a su edad?

Los juguetes deben responder a cada edad y a sus necesidades de crecimiento, no deben ser demasiado complicado ni demasiado simples. El hecho de que un juguete no sea adecuado a la edad puede ser la causa de que se arrincone. La edad que recomienda el fabricante puede ayudarnos, pero sobre todo, observando el juego de los niñ@s y jugando con ellos será fácil darse cuenta de que juguetes van necesitando a medida que crecen.

  • ¿Cuántos juguetes le vamos a regalar?

Los juguetes han de ser suficientes pero no excesivos. No haremos ningún favor a nuestros hijos comprándoles todo lo que pidan, sino comprando justo lo que necesitan. Además es importante es importante repartir los juguetes a lo largo del año y no concentrarlos en fechas determinadas.

  • Si mi hijo varón me pide una muñeca…¿Debo comprársela?

Si el niño quiere una muñeca o la niña un camión no debemos negárselos por “no ser pare el o para ella”. Debemos olvidar nuestros prejuicios ya que los distintos tipos de juguetes pueden resultar igualmente enriquecedores  para ambos sexos. El juego es libre y espontaneo y así deberíamos comprenderlo los adultos.

  • ¿Necesita mi hij@ compañeros de juego?

Un aspecto fundamental en el juego es el de los compañeros. Hay que procurar no solo que tengan buenos y variados juguetes, sino que además dispongan de compañeros de juego. Aquí jugáis como padres un papel importantísimos y por ello debemos rescatar en nuestra vida diaria momentos para dedicar al juego con los niñ@s.

También necesitan de compañeros de edades similares o próximas a la suya. Es básico el juego en la calle, en la casa o en espacios habilitados por las instituciones, como pueden ser las ludotecas o centros juveniles.

– UNA BUENA ELECCIÓN DEL JUGUETE ES UNA BUENA INVERSIÓN. PROCURA HACERLA CORRECTAMENTE YU CONTRIBUIRAS AL DESARROLLO INTEGRAL DE TUS HIJ@S.

Y RECUERDA QUE: EL JUGUETE SOLO ES UN MEDIO LO IMPORTANTE ES EL JUEGO.